Un reparto equitativo de la riqueza debe ser objetivo prioritario del próximo Gobierno

Los precios mantienen una línea de atonía, y no se detectan presiones salariales sobre los precios

130318 precios UGT IPC febreroEl Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos del Índice de Precios de Consumo, cuya tasa interanual se sitúa en el mes de julio en un 0,5%, una décima superior a la registrada en el mes de junio. Esta ligera subida se debe fundamentalmente a que la bajada del precio de la fruta ha sido inferior a la bajada experimentada en el mes de julio de 2018. De este modo en tasa mensual, los precios varían un -0,6% respecto al mes de junio, mientras en 2018 variaron un -0,7% respecto al mes anterior.

Esta atonía en los precios nos sitúa lejos del entorno del 2% planteado por el Banco Central Europeo como deseable. De hecho, el IPCA se sitúa en julio en el 0,6% en variación anual, igual a la tasa registrada en el mes de junio, frente al 1,1% adelantado de media de la zona euro, que supondría una reducción de dos décimas respecto al mes de junio, en que se situó en 1,3%.

España continúa creciendo a buen ritmo, a pesar de una ligera desaceleración. De hecho, el FMI ha revisado al alza su previsión para España para 2019, situándola en el 2,3%, mientras ha revisado a la baja el crecimiento de Alemania, Francia e Italia. Y en esos términos se ha situado el indicador adelantado del II trimestre, que refleja un crecimiento interanual del 2,3%.

Es urgente un Gobierno de progreso

Pero el crecimiento de los últimos años no se está reflejando en una mejora significativa de los indicadores de pobreza y desigualdad. Intermón Oxfam denuncia que somos el cuarto de los países más desiguales de la Unión Europea, y el segundo país europeo, por detrás de Bulgaria, en el que más ha aumentado la distancia entre ricos y pobres.

Para UGT, mucha responsabilidad en que no se recuperen los índices de desigualdad anteriores a la crisis está en el deterioro progresivo del mercado de trabajo, que ha convertido la precariedad laboral en norma en contratación y empleo. La intensa devaluación salarial de la crisis no se consigue superar porque la reforma laboral ha supuesto una pérdida de calidad del empleo que perjudica seriamente a la economía y la sociedad. Conseguir un puesto de trabajo no significa dejar de ser pobre.

A pesar del IV AENC, el incremento salarial en la negociación colectiva se ha situado en un 1,79% en 2018 y está en julio de 2019 en el 2,29%. La remuneración por asalariado en Contabilidad Nacional se sitúa en el 1,8%. La Encuesta de Presupuestos Familiares refleja que las familias todavía no han conseguido recuperar el gasto anterior a la crisis. La OIT constata que la participación de los salarios en la renta ha ido perdiendo peso.

No se detectan presiones salariales sobre los precios. El reparto equitativo de la riqueza tiene que ser un objetivo prioritario del próximo gobierno y para ello es preciso:

  • * Derogar la reforma laboral, persiguiendo el fraude en la contratación y reequilibrando la correlación de fuerzas en la negociación colectiva.
  • * Mejorar las rentas de los hogares, incrementando los salarios de acuerdo con el IV AENC y aplicando la subida del SMI; así como mejorando las pensiones y prestaciones sociales, potenciando la protección social.
  • * Reformar el sistema impositivo, acentuando su carácter redistributivo e incrementando la progresividad, para poder atender los niveles de bienestar que nos corresponden.

Es urgente un gobierno de progreso que garantice el necesario avance en estas políticas.

 

Ampliación de datos

Según los datos publicados hoy por el INE, el IPC sube a una tasa anual del 0,5%%, con una tasa mensual de -0,6%, cinco décimas inferior a la de junio. El grupo que mayor repercusión negativa ha tenido sobre la tasa mensual es el de Vestido y calzado, debido a la temporada de rebajas, mientras el que mayor repercusión al alza ha tenido ha sido el de Ocio y cultura, debido sobre todo al aumento de los precios de los paquetes turísticos.

La inflación subyacente, sin alimentos no elaborados ni productos energéticos, se mantiene en el 0,9%, igual a la del mes anterior, y se sitúa cuatro décimas por encima del IPC general.

Con respecto al Índice de Precios de Consumo Armonizado, con una variación mensual del -1,1%, se sitúa en el mes de julio en una tasa anual de 0,6%, igual a la registrada en junio; mientras el indicador adelantado de la media de la eurozona estaría en el 1,1%.