La CES reclama el derecho de las personas trabajadoras a la desconexión

Según la Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que UGT es fundadora, antes de la pandemia solo una de cada diez personas trabajaba desde casa todos los días. Pero un nuevo informe europeo muestra que casi el 40% de las personas empleadas de la Unión Europea (UE) comenzó a trabajar desde casa durante el confinamiento.

240717 desconexionlaboral UGT1Para el movimiento sindical europeo, el "teletrabajo" se volverá más permanente para mantener el distanciamiento social en las oficinas. En este sentido, empresas como Twitter, Dell y Facebook ya han ampliado de manera permanente esta modalidad.

La CES apoya el "teletrabajo" para la mayor cantidad de trabajadores posible en estas circunstancias excepcionales, pero estará atenta a que esta relación laboral no desdibuje la línea entre el tiempo profesional y el personal.

De esta forma, la Secretaria General adjunta de la CES, Esther Lynch, ha señalado que, “a medida que trabajar desde casa se convierte en una característica más permanente de la vida laboral, los empleadores deben respetar el derecho a la desconexión de sus trabajadores y los Estados miembros deben consagrarlo en la legislación nacional. Las personas que trabajan desde su casa tienen exactamente los mismos derechos que en la ley que tendrían si estuvieran trabajando desde la oficina y debemos asegurarnos de que se cumpla ese principio".

Efectos negativos

La última encuesta de condiciones de trabajo de la UE muestra que las personas que trabajan regularmente desde casa:

• Tienen el doble de probabilidades de trabajar 48 horas o más a la semana que los que trabajan en las instalaciones de la empresa.

• Tienen seis veces más probabilidades de trabajar en su tiempo libre.

• Son el grupo de trabajadores que tienen mayores probabilidades de tener un sueño interrumpido durante la noche.

Según el Parlamento Europeo, estos efectos negativos están causados por el monitoreo gerencial, la demanda de disponibilidad constante y los límites entre el trabajo y la vida privada.

Más derechos para las personas teletrabajadoras

La CES negoció en 2002 un acuerdo con los empleadores sobre la regulación del "teletrabajo" para ayudar a las personas trabajadoras a conciliar su vida laboral y social con mayor autonomía. Posteriormente, Francia, Italia y España han introducido el derecho a desconectarse en la legislación nacional.

Por lo tanto, la CES recuerda a los empleadores que:

• Los teletrabajadores tienen las mismas condiciones laborales: se deben mantener las horas normales de trabajo.

• Los empleadores son responsables de proporcionar a las personas trabajadoras la capacitación y el soporte técnico necesarios.

• Los empleadores deben respetar la privacidad de los teletrabajadores: los trabajadores y trabajadoras deben tener derecho a desconectarse.

• La carga de trabajo y los estándares de desempeño son los mismos que para las personas empleadas que están en las instalaciones de la empresa.

• Los empleadores son responsables de tomar medidas para garantizar que los trabajadores/as no se aíslen.