Imprimir

Derogar la Reforma Laboral, Ahora Toca

Los datos del paro reflejan la finalización de la campaña navideña y las restricciones impuestas como consecuencia de la tercera ola de la Covid-19, pero también los agujeros negros de un mercado laboral marcado por la precariedad y temporalidad

030818 paro julio ugt 2018Enero de 2021 comienza con un aumento de 76.216 personas en el registro de los datos del paro registrado, según señala el Servicio Público de Empleo. A fin de enero había 3.964.353 personas en desempleo, lo que implica un crecimiento mensual del 1,96%, y una subida anual del 21,84% (710.500 personas más en el registro desde enero de 2020). 

Las cifras publicadas para este primer mes del año reflejan un aumento moderado y sostenido del desempleo, tendencia que se observa desde la finalización del periodo estival. Este aumento se ha producido en el caso de los hombres (1,68%), pero aún más en el caso de las mujeres (2,17%). 

En términos de empleo en el mes de enero la afiliación cae en -218.953 afiliados, si bien teniendo en cuenta la serie desestacionalizada, la afiliación crece en 39.814 personas.  Por otra parte, se produce un sostenimiento de personas que se encuentran en situación de ERTE (738.969), que como se ha probado desde abril, han sido una herramienta esencial, fruto de los acuerdos entre el Gobierno, los sindicatos y las asociaciones empresariales, para mantener la renta de personas en una situación laboral vulnerable y evitar la destrucción del empleo. Su extensión vía Acuerdo Social hasta el 31 de mayo, así lo prueba.

En lo que concierne al número de contratos registrados, ha habido un descenso mensual (del -3,89%) debido a la finalización de contratos temporales por la campaña navideña, así como a las restricciones impuestas como consecuencia de la tercera ola de contagios, lo que está limitando la contratación en este inicio de 2021.  

Del cómputo total de contratos que se han llevado a cabo, un 9,5% son indefinidos. Además, un 27% son a tiempo parcial y solo 6 de cada 100 son indefinidos a tiempo completo. Los contratos de las modalidades de obra y servicio y eventuales circunstancias de producción absorben un 80% de la contratación total, lo que supone una inestabilidad laboral para el grueso de los trabajadores y trabajadoras contratadas.

Para UGT, a las puertas del aniversario de la reforma laboral de febrero de 2012, es el momento de avanzar en la agenda política pendiente para aplicar con contundencia medidas que recuperen los derechos laborales perdidos. La derogación de la reforma laboral, prioritariamente de sus aspectos más lesivos, junto a la revalorización del SMI, deberán ser objeto de diálogo con el Gobierno de manera inmediata.

 Por su parte, las políticas activas de empleo y los Servicios Públicos de Empleo jugarían un papel protagonista en este sentido, si son impulsados por la mayor dotación de recursos procedentes del Plan de Recuperación y Resiliencia, como reclama UGT.